¿Alguna vez has querido redirigir a tu perro?. Por ejemplo, si está en el elevador husmeando a todas las personas. Puede que quieras subirlo al coche, pero él no quiere hacerlo y es demasiado pesado para que lo cargues. Con este comando puedes enseñarle a tu perro exactamente donde quieres que esté, conseguir que esté a tu lado sin tener que cargarlo, lograr que entre y baje del coche, suba o baje las escaleras. Las posibilidades son infinitas. Es un comando fácil y muy relajante para tu perro. 

Dificultad: Fácil 

Tiempo requerido: 2-3 minutos, 4-5 veces al día 

Pasos:

1.Embárrate el índice y el dedo del medio con una delicia para perros . 

2.Pon los dedos unidos frente a la nariz del perro para que los pueda oler. 

3.Cuando tu perro los toque con la nariz, marca la acción diciendo “Bien” o “¡Sí!” 

4.Como recompensa, dale un pedacito de la delicia. Mientras más pequeño sea tu perro más pequeño debe ser el pedazo que les des. 

5.Cuando tu perro lo haya hecho varias veces, puedes agregar el comando verbal. Di “Toca”, seguido por la señal física. Tus dedos unidos serán la señal en el futuro seguida por la palabra.  


 

Consejos: 

1.Tu perro se sentirá más motivado para aprender si tiene hambre. No permitas que se llene antes de entrenarlo. 

2.No utilices el nombre de tu perro . Haz algún sonido si requieres de su atención. 

3.No repitas el comando si tu perro no te hace caso. Inténtalo más tarde. 

4.Tus dedos no deben estar más de dos o tres pulgadas enfrente de tu perro, a un nivel que él los pueda alcanzar. 

5.Si ya le has enseñado la llamada a tu perro, llámalo y pon los dedos al lado de tu rodilla para que él los toque. Esto le mostrará exactamente adonde debe venir. 

6.Si estás entrenando a tu perro a hacer otros comandos y parece frustrarse, puedes usar este comando para que se relaje durante las sesiones.