La raza de perro pug fue desde su origen considerada una raza de lujo ya que casi siempre era la compañía elegida por la aristocracia y por lo tanto numerosos ejemplares pasaron a la historia. Entre ellos los famosos ejemplares de marquesa de Pompadour, de María Antonieta, de Josefina Bonaparte y de los duques de Windsor.

El perro de raza pug es un excelente perro familiar. Tiene características muy inusuales entre los perros de su tamaño, sobre todo en lo que respecta a la actividad y agresividad. En la mayoría de los perros pequeños estas características tienen valores mucho más elevados que en el pug. De hecho uno de los puntos más remarcables en el pug es la combinación de su pequeño tamaño y su bajo nivel de actividad y agresividad. Tal es así que si uno desea tener un perro pequeño pero a su vez guardián del hogar no debería pensar en un pug.

El perro de raza pug suele ser afectuoso con la familia, aunque no en demasía. Si bien los pug están provistos de una gran nobleza hay que tener en cuenta que no suelen ser demasiado obedientes, por lo que como en casi todos los casos una hembra suele ser una mejor elección si a uno le interesa mejorar dicha expectativa